martes, 4 de diciembre de 2012

A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.

Se dice, entre chanza y envidia,de aquel a quien todo le sale bieny de ordinario le sonrie la fortuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada